Consejos prácticos

Limpiezas de obra

By 6 agosto, 2019 No Comments

El Esplendor es especialista en limpieza de obra. Te proponemos unos ejemplos que seguro te suenan.

¿Acabas de hacer una reforma de un piso y está todo patas arriba?

¿Has comprado un piso nuevo y has tenido que instalar enchufes o tirar paredes?

No te preocupes más por la limpieza de obra porque en este post encontrarás la solución a todos tus problemas.

Es característico de una obra civil el polvo, tierra, escombro, materiales y equipo para construcción utilizados, maquinaria y sobre todo, el factor humano: albañiles, pintores, instaladores, carpinteros, etc.

Es común que se acumulen el polvo y escombro del material de construcción resultando así que al final se han acumulado toneladas de escombro y basura que al final resulta complicado limpiar si se intenta hacer esto en una sola sesión.

Hay una frase que se utiliza mucho en hostelería, pero aquí también es totalmente aplicable:

No es más limpio quien más limpia, si no quien menos ensucia.

Para una limpieza de obra efectiva se requiere:

  • Programarse con anticipación
  • Retirar previamente del área maquinaria y equipo, material de construcción e implementos
  • Que no haya personas ajenas a la cuadrilla de limpieza
  • Facilitarle al personal de limpieza todos los medios necesarios para realizar sus labores
  • Alimentación eléctrica según las necesidades
  • Toma de agua permanente
  • Para la cuadrilla de limpieza se requiere: Área para alimentos, instalaciones sanitarias y vestidores

La limpieza de una obra es una tarea crítica y como tal debe planearse para no dejarla a última hora, porque eso generará gastos adicionales grandes y forzosos.

Jamás debe trabajarse bajo presión en la limpieza de la obra.

Como realizar una limpieza de obra

Todos los involucrados deben estar enterados sobre las acciones de limpieza a realizarse por medio de contratistas: los guardias de seguridad, empleados que laboren el área, así como otros contratistas involucrados en la obra.

Debe asignarse a un solo responsable de la supervisión de las labores de limpieza, mismo que deberá estar presente en todo el proceso, desde la planificación hasta la entrega de la obra limpia.

El área a limpiarse debe estar totalmente libre de objetos que se convierten en obstáculos en las labores de limpieza, o en pérdida de tiempo y retraso en las labores si el personal de limpieza tiene que mover piezas, maquinaria o equipo.

 

Solo debe estar presente en el área de trabajo el equipo, personal y material de la cuadrilla realizando sus labores.

Para que se vean resultados inmediatos durante una limpieza de obras, es importante que ya no haya movimiento de personas, ya que el tráfico vuelve a ensuciarlo por lo cual cada área recién limpiada debe ser clausurada inmediatamente.

Una correcta planificación lo es todo

Los esfuerzos de limpieza son nulos si después de haber limpiado determinada área siguen pasando carpinteros, pintores e instaladores de vidrios.

No es posible dejar un área limpia si detrás viene personas recortando (pintores), sellando (carpinteros), aplicando silicona o peor, aun trabajando en labores de carpintería, instalando anaqueles de maderas o trabajando en el área de cómputo donde seguramente al final dejaran restos de cableado cortado y esparcido por toda el área.

Facilitar los medios para poder realizar adecuadamente las labores de limpieza, como lo son el proveer de energía eléctrica permanente, alimentación de agua permanente, suficiente personal, material y equipo de limpieza.

Debe trabajarse por áreas que deben ser clausuradas inmediatamente para evitar que se vuelvan a ensuciar. Un layout de la obra serviría de mucho para zonificar el área.

Es indispensable tener in inventario de maquinaria, equipos, materiales y herramienta requeridos y dotar al contratista de un área exclusiva para almacenar sus aparejos.

Debe haber un botiquín con el material y equipo de curación y de primeros auxilios.

El personal debe usar equipo de protección personal como botas de alma de acero o sanitarias, casco, cubre bocas, mascarillas, guantes, gafas y protectores auditivos.

Protección de los cristales de las ventanas

Antes de comenzar la reforma, puedes colocar cinta de carrocero en los cercos, de manera que la pintura no llegue a los cristales.

Además, puedes aplicar una capa de vinagre caliente para evitar que se quede adherida. Esto te facilitará mucho la limpieza final tras la obra.

Pomos y tiradores de puertas

La limpieza de viviendas será más sencilla si retiramos los pomos antes de comenzar la obra, ya que, al ser metálicos, la limpieza de la pintura puede complicarse.

Si los guardamos, evitamos que se manchen y ayudamos a que se puedan pintar mejor las puertas.

Recuerda colocarlos junto a sus correspondientes tornillos y piezas para evitar pérdidas.

Suelos y polvo

Limpiar el polvo de obra que nos queda tras una reforma integral puede ser muy molesto, incluso podemos llegar a pensar que no desaparecerá nunca.

Pese al cuidado y precauciones que adopten los obreros para tratar de manchar lo menos posible, el suelo suele ser la zona que más se ensucia durante una obra, por lo que llevar a cabo una limpieza del suelo será una de las tareas prioritarias durante la limpieza de obra.

Manchas de pintura, barniz, cemento o yeso son las más frecuentes y, para tratarlas, cada una de ellas requiere del uso de un producto con determinadas propiedades.

Recurrir a una empresa especializada que nos ofrezca un servicio de limpieza de obra puede ser la opción definitiva para un acabado perfecto.

Dicha contratación nos ahorrará mucho tiempo porque dispone de  maquinaria y utensilios profesionales.

En este caso, con una jornada de limpieza de la obra si podremos acabar con toda la suciedad de manera profunda y sin complicaciones, teniendo unos acabados que en algunas ocasiones sólo maquinaria específica de limpieza de obra puede conseguir.

En El Esplendor nos podemos hacer cargo de la limpieza integral de tu obra.

 

Realizar la limpieza de la obra nosotros mismos

Esta es, sin duda, la opción más económica pero también la más laboriosa.

Necesitaremos varias semanas para realizar la limpieza de obra y dejar nuestra casa en perfecto estado.

Además, necesitaremos alquilar utensilios específicos que nos permitan eliminar el polvo, las manchas del suelo, la pintura de los cristales y las impurezas de los enchufes y radiadores.

Lo más importante es elegir el producto adecuado para cada mancha y superficie, y tener mucha precaución siguiendo las instrucciones de uso de cada uno.

Uno de los trucos más importantes es evitar la acumulación de la suciedad.

Si vamos a permanecer en nuestro hogar durante la obra, debemos quitar lo que nos sea posible de suciedad después de cada jornada.

Si, por el contrario, vamos a estar fuera, es recomendable hacerlo los fines de semana, ya que los obreros no se encontrarán trabajando y nos será más fácil llevar a cabo la limpieza de obra.

Ventajas de contratar a una empresa de limpieza

Está muy claro que lo que nos lleva a descartar demasiado pronto a una empresa de limpieza de obras es el económico.

Pero no tenemos en cuenta que, para realizar nosotros mismos este arduo trabajo, además del esfuerzo físico y mental, necesitaremos uno económico para usar o alquilar productos adecuados.

Estas empresas, por el contrario, nos ofrecen no sólo el contar ya con estos productos para su uso, (maquinaria y productos químicos) sino también la mano de obra y la amplia experiencia en la materia, lo que nos asegura la calidad y buenos resultados en muy poco tiempo.

hacer brillar piso de cemento liso

Durante el proceso, las empresas permiten muchas veces estar presentes a los clientes, de esta forma se justifican las horas de trabajo empleadas, creando además una relación de confianza entre el cliente y la empresa.

Es útil además si queremos especificar que se haga más hincapié en una zona u otra.

Nos sirve para indicar, además, qué zonas consideramos especialmente sensibles aunque la experiencia de la empresa no hará que sea necesario.

En cualquier caso, sí será necesario que el cliente verifique que se ha limpiado correctamente y no de manera superficial, ya que el objetivo de invertir en esta contratación es, precisamente, la limpieza en profundidad en pocas horas.

En definitiva, si queremos que la limpieza de obra de nuestra casa no suponga una prolongación de la tediosa reforma, nuestra mejor salida es echar mano de los profesionales que nos aseguren un buen servicio y con garantías, ya que así no habremos hecho un gasto más sino una inversión en salud y tiempo.