Consejos prácticosPiscinas

6 trucos para mantener limpia tu piscina

By 1 julio, 2019 No Comments

Con la llegada del verano, todo el que tiene una piscina se prepara para los meses más calurosos del año, pero ¿qué puede pasar si no se hace un correcto mantenimiento de la piscina? Te proporcionamos 6 trucos para mantener limpia tu piscina.

Con el calor todos estamos deseando darnos un refrescante baño, pero hay que tomar medidas previas.

Desde nuestra dilatada experiencia, te explicamos la importancia y los pasos necesarios para un correcto mantenimiento de piscinas.

 

1.    Mantener el nivel exacto de PH

Siempre hay que medir el nivel de PH antes de permitir el baño, ya que si el pH del agua es demasiado elevado, los bañistas sufrirán irritación en los ojos y en la piel, además de deshidratarles la piel.

Además el efecto de los productos desinfectantes disminuirá, se formarán incrustaciones calcáreas y el agua se enturbiará.

Por el contrario, si el valor del pH es demasiado bajo aumentará el riesgo de corrosión, habrá un deterioro del vaso, y también se producirá irritación de ojos y piel.

Si no conseguimos un equilibrio justo de pH, además pueden ocurrir otros  inconvenientes, como la aparición de “algas verdina” y que el agua se enturbie.

Para medir el nivel correcto de PH en el agua se pueden utilizar:

  • Medidores OTO (ortotolidina). Son medidores líquidos. Miden el nivel de pH, pero en cuanto al cloro, tan solo mide el cloro total.
  • Medidores DPD (N,N-dietil-para-fenilendiamina). Son medidores en pastillas. Miden el nivel de pH, cloro libre y cloro total, por lo que nos dan una información mucho más completa.

Algunos productos que se pueden utilizar en el mantenimiento de la piscina y los niveles del PH son:

  • El uso de cloro en sus correctas medidas será la mejor anticipación, ya que actúa como desinfectante del agua evitando que aparezcan este tipo de algas y que ésta se enturbie.
  • El uso de floculante (es una sustancia muy utilizada en el mantenimiento de piscinas en las que el agua se ha vuelto turbia debido a las partículas en suspensión) realizará la función de clarificación del agua para mantenerla con un aspecto completamente cristalino.
    Además ayudará al filtro permitiendo que el tratamiento con otros productos químicos específicos sea más eficiente.


2.    Mantener un correcto ajuste de PH

Para conseguir un agua limpia, clara y respetuosa con la piel, es necesario un correcto ajuste en el pH de la piscina, es decir, el uso de productos químicos para limpiar el agua.

(Recordamos, los valores correctos sobre el nivel de pH en el mantenimiento de piscinas está entre el 7,2 y el 7,6 y que para que estos productos tengan efecto y garantizar el correcto funcionamiento y efectividad de los mismos, es preciso mantener el agua en estos niveles de PH, como hemos indicado antes).

Algunos productos efectivos que se pueden utilizar en el mantenimiento de la piscina, el ajuste del PH y la desinfección del agua son:

  • Cloro en Tabletas.
  • Electrólisis salina.
  • Oxígeno activo.

Hay que decir al respecto, que un problema muy común en la mala gestión y mantenimiento de la piscina y el ajuste del PH, es la administración errónea en cuanto al momento y forma de aplicar los componentes químicos.

 

3.    Realizar la desinfección del agua

El agua de cualquier piscina es el lugar perfecto e ideal para convertirse en un foco de bacterias y microorganismos. Por ello, es importante mantener el nivel residual de cloro libre entre 0.5-1.0 ppm en el agua para que garantizar su desinfección.

De esta manera, se evita que el agua se quede opaca y se enturbie además de prevenir y evitar la aparición de algas.

Para mantener un proceso continuado de desinfección durante todo el verano existen diferentes métodos basados en el uso de diferentes productos, de forma similar al ajuste del PH del agua (se puede decir que estos tratamientos son un 2 en 1):

  • Cloro en tablas
  • Aparato de electrólisis salina
  • Oxigeno activo

Si se realiza un mal mantenimiento de piscinas, podemos encontrarnos con un problema de turbiedad y/o algas (algo bastante desagradable). Por ello, es recomendable realizar un tratamiento de choque con el fin de conseguir una rápida recuperación del agua y su nuevo aspecto cristalino con:

  • Dicloro granulado
  • Añadir floculante líquido

 

4.    Realizar el filtrado de agua

Tras aplicar todos los productos necesarios (con la gama que hemos descrito hasta ahora tendría que ser suficiente y además son los productos más recomendables), es importante la realización de filtrado de las aguas durante algunas horas, además de cepillar las paredes y el suelo de la piscina.

PARA FILTRAR EL AGUA ES NECESARIO

  • Esperar unas 12-24 horas a que todas las impurezas desaparezcan con el uso de una máquina limpia-fondos que se encargará de llevar todas las impurezas directamente al desagüe sin pasar por el filtro.
  • Se recomienda utilizar productos anti-algas, los cuales además de evitar y eliminar la formación de algas, también previene las bacterias y hongos causantes de coloraciones verdosas y deposiciones resbaladizas sobre paredes y el fondo de la piscina.
  • También es importante recordar que la adición de productos químicos debe realizarse siempre en ausencia de bañistas y en sus medidas exactas.

PREVENCIÓN DE ALGAS, HONGOS Y BACTERIAS

Las algas, aparte de ser un elemento bastante desagradable, también cumplen una función importante en el desarrollo y  formación de bacterias y hongos.

Un factor clave en el desarrollo y formación de algas es el calor del verano y la radiación solar. Para evitar la aparición de las algas citadas, se debe aplicar un algicida de forma regular.

La aplicación del algicida debe acompañarse con la presencia de algún desinfectante, como el cloro o el bromo en el agua para conseguir un efecto sinérgico de ambos productos y aumentar la eficacia del producto algicida.

 

5.    Mantener el agua cristalina

La apariencia de una piscina con aguas cristalinas es de lo más sugerente (y es algo muy a tener en cuenta para el correcto mantenimiento de piscinas), pero pueden aparecer aguas turbias.

Las causas de que el agua se enturbie pueden ser:

  • Niveles de pH altos.
  • Contra-lavados de filtros de la depuradora inefectivos.
  • Mala filtración de las aguas por atascos, suciedad o cualquier otra causa.
  • Aparición de algas: En muchos casos, se suele presentar como pequeñas partículas suspendidas sobre el agua.

Con el propósito de ayudar a conservar el agua de la piscinas cristalina, se puede utilizar floculante para reciclarla.

Para aplicar el floculante y que tenga efecto, previo paso a su aplicación se deberá limpiar el agua y desinfectarla, después utilizar floculante al 80% de sulfato de aluminio y 20% de sulfato de cobre en una proporción de 5 dL por cada 10 m³ de agua a tratar en un barreño grande.

El producto debe esparcirse de manera homogénea sobre la superficie y posteriormente agitar de manera fuerte y sostenida el agua durante dos o tres minutos. Después se debe dejar reposar al menos una hora y se traslada a otro recipiente limpio procurando que el contenido se airee al máximo.

La aplicación de un floculante hace que las partículas se hagan más grandes (digamos que las une), de manera que el filtro las pueda retener, y de esta forma se clarifica el agua, eliminando también los iones metálicos oxidados que el filtro por sí solo no es capaz de retener.

 

6.    Cuidar y mantener el filtro de la piscina

Un buen cuidado del filtro es de vital importancia para el mantenimiento de piscinas y además permitirá que el tratamiento químico que apliquemos para la desinfección y el nivel de calidad del agua sea más eficaz.

Un filtro sucio o deteriorado, empeora la calidad del agua aumentando por tanto el uso de productos químicos para el mantenimiento de la piscina (algo que tampoco es recomendable hacer con frecuencia y que conlleva ciertos costes). También será un foco de gérmenes que luego se extienden por el agua.

Para mantener el filtro limpio tenemos que:

  • Realizar contra-lavados de los filtros.
  • Limpiar y desinfectar la arena una vez al año antes del inicio de la temporada de baño.
  • También es importante desincrustar la cal que se acumula en el filtro varias veces al año dependiendo de la dureza del agua.

*La dureza del agua, es la concentración de compuestos minerales que hay en una determinada cantidad de agua, en particular sales de magnesio y calcio.

El agua denominada comúnmente como “dura” tiene una elevada concentración de dichas sales y el agua “blanda” las contiene en muy poca cantidad.

Por otro lado, es recomendable que cada 5 años (en función del uso y las características del agua dureza, alcalinidad, PH…) se cambie el medio filtrante si es de arena silícea, es decir, el compuesto que actúa de filtro.

 

Ventajas de nadar en instalaciones con buen mantenimiento de piscinas

Aunque no sea verano (ya que existen multitud de instalaciones cubiertas), que es el principal motivo para la mayoría de usuarios para ir a bañarse a las piscinas, nadar es una fantástica forma de realizar ejercicio aeróbico que cuentan con grandes beneficios para la salud, como son:

  • Los nadadores habituales tienen la mitad de riesgo de muerte que las personas inactivas.
  • Con 2,5 horas por semana de nado, se puede disminuir el riesgo de enfermedades crónicas.
  • Es un tipo de ejercicio preferido al realizado sobre tierra para muchas personas y que se puede realizar durante más tiempo sin provocar mayor esfuerzo de los músculos ni articulaciones.
  • También tiene efectos psicológicos muy beneficiosos.
  • Es una gran fuente de actividad para la gente mayor.
  • Ayuda a mejorar el sistema óseo de mujeres posmenopáusicas. Hasta aquí todo ventajas.

 

¿Por qué realizar un correcto mantenimiento de la piscina?

Si la piscina no ha recibido durante todo el año ningún tipo de mantenimiento, tienen que tomarse medidas para empezar a ponerla a punto a tiempo para la temporada de baño, ya que existen muchos riesgos para la salud.

La importancia de un buen mantenimiento de piscinas es fundamental no solo por el disfrute y calidad del baño, sino por a lo que a salud e higiene se refiere. No se trata sólo de que parezca que el agua está limpia, sino que realmente lo esté.

El Esplendor contamos con expertos en mantenimiento de piscinas comunitarias y privadas, que saben cómo mantener el agua de la piscina limpia y en perfecto estado durante todo el año previniendo de esta forma cualquier tipo de infección o problema de salud derivado de un mal mantenimiento de las instalaciones y el agua.

En España existen aproximadamente, más de un millón de piscinas, de las cuales el 6% pertenecen a comunidades de propietarios, y puede darse el caso de que solicitemos presupuesto demasiado tarde, y las empresas no puedan ofrecer sus servicios a tiempo para la apertura de la piscina, ya que como bien es sabido, hasta que no surge la necesidad y las prisas no se suelen hacer las cosas en su debido momento.

Por ello, nuestra recomendación es tomar las decisiones oportunas a tiempo, y realizar las contrataciones necesarias con un plazo suficiente como para cumplir con el calendario fijado para la apertura de la piscina y no tener problemas con los usuarios.

 

Medidas a llevar a cabo para el mantenimiento de piscinas públicas

Las infecciones transmitidas por las aguas recreativas de piscinas públicas y comunitarias son prevenibles con medidas sencillas como estas:

  • La temperatura ideal para un correcto mantenimiento del agua es de unos 25 °C.
  • El nivel de cloro en el agua debe ser de 1–3 partes por millón (PPM)
  • El nivel de pH del agua debe ser de entre 7.2 y 7.6 (7.0 indica la neutralidad absoluta del agua).
  • Los encargados del mantenimiento de la piscina deberían revisar los niveles de desinfectante y de pH al menos dos veces al día para disminuir las probabilidades de transmitir gérmenes.

Cumplir estas características es la primera línea de defensa contra los gérmenes que causan infecciones transmitidas por las aguas recreativas de piscinas comunitarias y públicas, pero no son las únicas:

  • Limpiar las superficies que rodean las piscinas con agua y cloro, tanto las más cercanas como otras zonas más alejadas como pueden ser las zonas recreativas o parques infantiles ya que los gérmenes provenientes de agua de la piscina, se pueden diseminar con mucha facilidad en éstos lugares.
  • Habilitar zonas específicas para cambio de pañales (que en muchas ocasiones se hace encima de mesas y sillas en las que luego probablmente se va a comer).