Consejos prácticos

Cómo limpiar adecuadamente un taller mecánico

By 10 agosto, 2020 No Comments

Limpiar adecuadamente un taller mecánico es una tarea que con solo pensar en ella nos produce cierta pereza. Esta sensación surge por la cantidad y tipos de suciedad con la que nos vamos a encontrar. No solo en suelos, sino también en paredes, mesones y demás superficies comunes en los talleres.

limpiar-adecuadamente-taller

Sin embargo, en este artículo que traemos hoy en EL ESPLENDOR San Pedro, S.L., estaremos hablando de cómo limpiar adecuadamente un taller mecánico. Veremos qué productos usar y la frecuencia para hacerlo.

¿Qué razones justifican la limpieza de nuestro taller?

Muchos lectores se estarán preguntando, cuál es el sentido de limpiar adecuadamente un taller mecánico si en muy poco tiempo se volverá a ensuciar. Debido a la naturaleza de los trabajos que se realizan en un taller, es lógico que volvamos a verlo sucio en poco tiempo.

Aunque la velocidad con la que se vuelve a ensuciar dependerá del orden e higiene que mantengan los trabajadores en sus lugares de trabajo. Existen razones de peso para que una limpieza profunda se realice de manera periódica.

Cómo limpiar adecuadamente un taller mecánico

Veamos cuáles son estas razones de peso para que nos preocupemos por la limpieza de nuestros talleres:

Como primera razón, la normativa de seguridad e higiene en el trabajo, nos obliga mantener las áreas de trabajo, en este caso nuestros talleres, en condiciones de higiene adecuadas para la realización de las actividades laborales. Ver Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT). Seguridad en el Trabajo. Edición 2011. págs. 166-167:

ORDEN Y LIMPIEZA. MANTENIMIENTO. En cualquier actividad laboral, para conseguir un grado de seguridad aceptable es especialmente importante garantizar y mantener el orden y la limpieza. Son típicos los accidentes en forma de golpes y caídas como consecuencia de un ambiente desordenado o sucio, con suelos resbaladizos, materiales colocados fuera de su lugar y acumulación de material sobrante o de desperdicios.”

Como hemos podido leer en la cita anterior, la idea de mantener organizados, limpios y aseados nuestros puestos de trabajo está justificada por la prevención de accidentes laborales.

Causas de accidentes

Estos accidentes pueden ser provocados por instalaciones en malas condiciones de limpieza. Entre los causantes están los derrames de fluidos en el suelo, caídas de objetos desde alturas, choques eléctricos, etc. Estas condiciones pueden causar una gran cantidad de accidentes que podemos evitar manteniendo los espacios limpios y ordenados.

Otra razón evidente, es que mantener un taller mecánico limpio y ordenado nos facilita localizar aquellas zonas que requieren de nuestra atención. Esto nos ayudará a localizar aquellos aspectos que requieren de nuestra atención.

Como las actividades que se realizan en un taller generan suciedad, se justifica realizar labores de limpieza con mayor frecuencia. Esto mejora las condiciones de trabajo y nos muestra ante nuestros clientes como proveedores de servicios organizados y pulcros.

Para finalizar, existe otra de razón que nos convence de mantener limpio nuestro taller. Estos son los espacios donde se encuentran mesones, máquinas herramientas, depósitos, etc. Al acumularse suciedad, se convierten en el mejor hábitat para el crecimiento de poblaciones de insectos y roedores. Estos visitantes indeseados pueden generarnos un alto riesgo sanitario.

Ahora que estamos convencidos de la necesidad de limpiar adecuadamente nuestro taller, veamos cuáles son algunos de los procedimientos para hacerlo. Además, veremos qué productos podemos emplear y con qué periodicidad realizarla.

¿Cómo, con qué y cada cuanto tiempo debemos limpiar nuestro taller?

A continuación, veamos cómo, con qué y cada cuanto tiempo debemos limpiar nuestro taller mecánico.

Limpieza diaria

Limpiar la suciedad utilizando escoba, una mopa o algún equipo electromecánico debe realizarse como mínimo una vez al día. Esto garantiza la recolección diaria de toda suciedad o gran parte de ella que ha sido generada en el transcurso de in día de trabajo. Esto permite recoger trozos de metal, restos de cable, envases, etc.

En el caso de derrames de aceite o de otro tipo de líquidos o grasas, estos deben ser absorbidos de inmediato utilizando virutas de madera o serrín. Una vez que hayan sido absorbidos los líquidos por el serrín debemos recogerlo de inmediato.

Por otro lado, los sitios de trabajo deben mantenerse limpios y libres de herramientas abandonadas. En especial, deben estar a buen resguardo, aquellas herramientas cortantes que pueden producirnos heridas.

Una vez que nuestros sitios de trabajo se encuentren organizados deben limpiarse utilizando cepillos de cerdas rígidas, espátulas y trapos.

Manejo de sustancias peligrosas

Los productos empleados por nosotros en el taller como lubricantes, solventes y todos aquellos que son inflamables, deben ocupar un lugar seguro. Con esto evitaremos que se produzcan accidentes observando la normativa relacionada con la limpieza en las áreas de trabajo.

Además, los equipos electromecánicos deben estar desconectados y con los cables recogidos cuando finalice la jornada de trabajo. Esto ayudará en la limpieza de las áreas donde se encuentran las máquinas. Esta operación deberá realizarse cada vez que se requiera y no necesariamente una vez al día. Si existen derrames o suciedad debido a algún trabajo específico, el lugar de trabajo debe limpiarse para evitar accidentes.

Esto, también va a depender del tipo de suelo que tengamos en el taller. Además, dependerá de sus dimensiones y la actividad que tengamos que efectuar. Tendremos que realizar barridos húmedos al finalizar cada jornada de trabajo.

Como parte de la labor de limpieza diaria, tenemos que retirar envases y otros residuos. Una vez hecho esto, clasificamos los desechos de acuerdo con las normas relacionadas con la gestión de materiales de desecho.

Área de trabajadores

Todos los ambientes destinados al uso de los empleados como aseos y vestuarios deben limpiarse con frecuencia y en días alternos. Para ello debemos emplear productos desinfectantes y detergentes antibacterianos. Debemos tener especial cuidado con las piezas sanitarias como lavabos, urinarios e inodoros.

De manera mensual se recomienda fregar el suelo para evitar la incrustación de residuos. Esto evitará que, cuando tengamos que realizar una limpieza a fondo, tengamos que realizar un mayor esfuerzo para retirar esta suciedad.

Si vamos a desprender residuos de aceites y grasa industriales, tendremos que usar detergentes específicamente diseñados para este tipo de limpieza. Estos pueden aplicarse de manera manual o mediante máquinas de fregar con cubos y cepillos de raíces o mochos.

Estos productos de limpieza profesional, por lo general, vienen combinados con abrillantadores con el fin de obtener mejores resultados en la limpieza.

Es importante incluir oficinas y áreas de despacho existentes en el taller. Para estas áreas debemos aplicar el barrido y fregado de suelos, además de la limpieza de todo el mobiliario usando paños de microfibra humedecidas en una solución de amoniaco o cera. Esto dependerá del tipo de superficie que tengamos en cada ambiente.

Además, usaremos los procedimientos mencionados para eliminar la suciedad en aquellos sitios de difícil acceso de manera mensual. Es importante limpiar debajo de las estanterías, rincones, lugares poco accesibles. Esto podemos hacerlo con equipos como sopladores o aspiradoras industriales.

Los revestimientos de paredes de las áreas de uso sanitario del personal también se deben limpiar periódicamente una vez al mes. Podemos emplear amoniaco aromatizado con esencias frutales, enjuagando con agua, luego los secamos para darles brillo.

Limpieza trimestral

De forma trimestral, podemos limpiar el polvo de los techos, paredes, luminarias y retirar telarañas. Para estos espacios localizados a alturas mayores se requieren de ciertos equipos o accesorios para alcanzar esas áreas. Podemos emplear pértigas, andamios, etc.

Para limpiar ventanales y claraboyas nos vemos algo más complicados dependiendo de su altura. Para ello es recomendable hacerlo con seguridad empleando pequeñas grúas mecánicas o andamios adecuados. Sin embargo, esta tarea es mejor encomendarla a empresas especializadas en limpieza industrial.

Limpieza semestral

También la eliminación, prevención y control de plagas, debe ser realizada por expertos en el área. Esta tarea se recomienda contratarla semestralmente.

Puedes echarle un vistazo también a nuestra guía de limpieza de tapicería para automóviles.

Si has estado en la búsqueda de una empresa de limpieza profesional durante mucho tiempo, puedes contactarnos y te brindaremos más información de los servicios profesionales que ofrecemos.